ORIGINAL ROBO EN BARRIO PRIVADO LA SOÑADA, ESTARIA IDENTIFICADO EL AUTOR

Obviamente entrar a robar a los barrios privados, por estos días no es para nada original.

Tal es así que según los titulares y las distintas notas de medios colegas,  violando  el cerco perimetral, desconocidos supieron y han podido ingresar al barrio privado La Soñada, es impactante ver las imágenes de la cámara de seguridad, como una persona, se ve claramente su rostro,  salta el alambrado como un gato, luego se lo observa llevándose dos televisores.

Más allá del hecho en sí, que de pronto deberá preocupar a quienes moran en dicho barrio, tendrán que arbitrar los medios para que los cacos, encuentren la posibilidad de adueñarse de lo ajeno.

Sabemos por un lado que dicho barrio goza de seguridad privada y que en su pórtico de ingreso existe una guardia que registra las entradas y salidas de sus habitantes.

Su perímetro se encuentran cámaras de seguridad y o alarmas como para alertar a la guardia o como para poner en aviso a los propietarios de las viviendas que dan estilo y forma a la tan renombrada, por estos días, barrio LA SOÑADA.

No escapa a criterio de toda la comunidad que se trata de propiedades de un nivel alto, con caracteres propios que ponen en evidencia que sus habitantes y o dueños, pertenecen a una clase económicamente hablando de “media alta”.

Esperemos que los cacos, ahora que se conoce el litigio entre los administradores del barrio y la Municipalidad, proyecto que será tratado por segunda vez en el HCD, NO SE ROBEN EL TERRENO QUE ESTE BARRIO DESDE EL INICIO DE SU LOTEO ADEUDA A LA CIUDAD, tal norma la ordenanza de reordenamiento urbano.

En tal sentido nuestros concejales deberán estar más que atentos por si se repite esta situación

Muchas veces ante las circunstancias que se discuten algunos  problemas, como el que está en discusión respecto del loteo, atraen a la delincuencia que está al acecho y descubre la posibilidad de ver, de que se trata.

Y es ahí cuando despierta la codicia de estos “amigos de lo ajeno” y los insista al raterismo.

Para nada justificable, pero si los que administran el consorcio no toman los recaudos necesarios, pasan a ser “presa fácil” de estos delincuentes.

Juan Carlos Botta – El Disparador Uruguay

COMPARTI ESTA NOTA
Facebook
Twitter
WhatsApp