NECESITA YARI BUSCAR REFUGIO EN EL PATO

En política todos necesitamos de todos.

Los votos se cuentan uno a uno y cuando menos quieres acordar, estas necesitando de la persona que descartarte  o por qué no tienes empatía, o por qué no hay compatibilidad de criterios o por qué no te transmite nada, etc., etc.

Lo importante en estos casos en donde está compitiendo por los espacios de poder, es no herir susceptibilidad y que las mismas dañen la pasibilidad de retorno.

Después todo si suma es factible del perdón.

Considerar que Yary a esta altura de los acontecimientos este necesitando actos lealtad hacia Lauritto, es algo demasiado caro para hombres que nunca han estado en pugna, sino más bien han “caminado juntos a la par” como decía en uno de sus temas el rock ero Papo.

Asimismo es elevar  la vara del “ego” de Lauritto, demasiado alta y cubrirlo de una soberbia insoslayable.

De todos modos nadie va a negar el medallero de José, pero de ahí en más que Yary esté pendiente de su bendición, es harina de otro costal.

Si Seyler se siente capaz y con la fuerza necesaria para candidatearse no debe pensar en otra cosa que salir al ruedo.

Nada peor que partir con supuestos iniciales; debe demostrar confianza en sí mismo y “salir”.

Con trabajo y empeño, más todas las horas de vuelo que le ha puesto a la gestión de Oliva, tiene de cara al peronismo como identidad manifiesta y a la comunidad en su conjunto, suficientes razones para intentar llegar al sillón del Centro Cívico.

De todos modos considerar que con un acto o con varios actos de lealtad, podrá sentir la estimación del patrocinador de la “puerta 8”, se equivoca y sino que recorra el archivo de Luis Cerrudo, del hoy fallecido Fidel Baldoni, de Pino Mazarello, de Tito Parma, de Danilo Schab, de Tito Padovese, de Carlitos Cabeza, de Cesar Delzart, de …….cientos, sin temor a equívocos.

Por eso, si Yari o como quieran nominarlo se siente capaz debe buscar la gloria o morir con las botas puestas y no sucumbir en el intento.

Reclutar su agrupación, pintarse la cara y como soldado ucraniano no pensar en el enemigo sino en su propia fuerza de combate.

Juan Carlos Botta – El Disparador Uruguay

COMPARTI ESTA NOTA
Facebook
Twitter
WhatsApp
Frigerio - orrico 2023