Arnaldo Liechtenstein, (médico) comenta: “Siempre que enseño medicina clínica a  estudiantes de cuarto año  de medicina, hago la siguiente pregunta:

 “¿Cuales son las causas de la confusión mental en las personas mayores?” 

 Algunos responden: “Tumores en la cabeza”.

  Yo respondo: ¡No!

  Otros sugieren: “Los primeros síntomas de la enfermedad de Alzheimer”.

  Respondo de nuevo: ¡No!

  Con cada rechazo de sus respuestas, se sienten frustrados.

  Y quedan  boquiabiertos cuando advierto la causa más común:

 – deshidratación 

 Puede parecer una broma;  pero no lo es. La última causa es insospechada e importantísima.

 Las personas mayores de 60 años generalmente dejan de sentir sed y, en consecuencia, dejan de beber líquidos.

 Cuando no hay nadie cerca para recordarles que beban líquidos, se deshidratan rápidamente.

  La deshidratación es grave y afecta a todo el cuerpo.  Puede causar debilidad muscular, cansancio, apatía, desmotivación,  confusión mental abrupta, descenso de la presión arterial, aumento de las palpitaciones del corazón, angina (dolor de pecho). En casos muy extremos, coma e incluso la muerte.

 Este habito de olvidarnos de beber líquidos, comienza a los 60 años, cuando tenemos poco más del 50% del agua que deberíamos tener en nuestro organismo.

 Las personas mayores de 60 años tienen una reserva de agua más baja.  Esto es parte del proceso de envejecimiento natural.

 Pero hay más complicaciones.  Aunque están deshidratados, no les apetece beber agua, porque sus mecanismos de equilibrio interno no funcionan muy bien.

  Conclusión:

   Las personas mayores de 60 años se deshidratan fácilmente, no solo porque tienen un suministro de agua menor;  pero también porque no sienten la falta de agua en el cuerpo.

 Aunque las personas mayores de 60 años pueden parecer saludables, la realización de reacciones y funciones químicas puede dañar todo su cuerpo.

   Entonces aquí́ hay dos alertas:

 1) Adquiera él hábito de beber líquidos.  Los líquidos incluyen agua, jugos, tés, agua de coco, leche, sopas y frutas ricas en agua, como sandia, melón, duraznos y piña;  La naranja y la mandarina también funcionan.

 Lo importante es que, cada dos horas, debes beber algo de líquido.

 ¡Recuerda esto!

  2) Alerta para los familiares: ofrezca constantemente líquidos a las personas mayores de 60 años. Al mismo tiempo, obsérvelos.

   Si te das cuenta de que están rechazando líquidos y, de un día para otro, están irritables, sin aliento o muestran falta de atención, es casi seguro que estos son síntomas recurrentes de deshidratación.

  ¿Estas inspirado a beber más agua ahora?

COMPARTI ESTA NOTA
Facebook
Twitter
WhatsApp