La Pobre María no podía hablar, titiritaba de los nervios no quería la vieran con la prensa

Lleva más de veinte años siendo la ordenanza de los varios intendentes que pasaron en este tiempo, desde la época de Marcelito, por dos, Josecito por dos, Carlos por uno y Tincho en la actual gestión, como amorosamente le dice  una amigo por la confianza que se tienen.

Días atrás fuimos invitados a cubrir una conferencia de prensa, donde estuvo el Dr. Martin Oliva y entre otros el Dr. Rubén Chaia, por los temas Grooming y maltrato infantil, pero el dato del día fue el silencio misterioso que había en el tercer piso, lo primero que nos dicen tengan cuidado porque el horno no está para bollos, mientras reinaba un silencio muy raro en la oficina del Lord Mayor, eso sí que no volaba una mosca, a unos cinco metros estaba mirándonos la popular María, entonces la llamo para preguntarle qué pasaba, que todos temblaban y corrían, me veía y ella se escondía en su oficina una señal había que algo pasaba en el tercer piso.

De pronto se abre la puerta del ascensor y salen dos abogados uno ex PRO ahora peronista hasta la muerte y el arreglador de árbitro como el mismo se auto definió,  es más mientras se  valoraba así mismo, decía ahora conozco como se arreglan los árbitros de Gimnasia, ahí pudimos entender el victorioso presente del club de Futbol, pero no solo quedo ahí la cosa sino que reclamaba que a él no lo habían invitado a la conferencia y eso que soy el mejor periodista de Uruguay.

Mientras esto sucedía la dócil María inclinaba la cabeza y se mordía los labios como sellándolos, pensando si yo hablara no queda nadie en pie. En eso tiene razón María debe ser la persona mejor informada de la city del tercer piso, sin lugar a dudas.

La verdad que me quede con varias espinas que la popular María no nos contó, pero juro se moría algo raro de haber para no abrir su corazón.

Juan Carlos Botta – El Disparador Uruguay

COMPARTI ESTA NOTA
Facebook
Twitter
WhatsApp
Frigerio - orrico 2023