Rubén Delsart sigue afirmando que desde la cuna  del País sigue siendo candidato a Intendente

Lejos de arrugar, asume las responsabilidades si la sociedad lo elige, toma un camino inverso a lo que tomaron todos los Scelcistas, Laurittista, si es el Dr. El candidato los demás son parten en de turnos, es más el Scelzismo había elegido a un Uruguayo, para intendente, está todo bien muchachos que con la democracia se educa, se cómo, se trabaja, pero no quiero llegar a pensar si tienen que elegir un candidato a presidente deberá ser Venezolano, hay que tomarse algunas cosas en joda por que se tiene que acabar el curro. Lo que mejor les sienta a los muchachos y muchachas.

Cuando uno escucha que el Palacio San José puede ser un trampolín hacia la intendencia, no está muy alejado de la realidad, visitar el Palacio hace retrotraer la mirada 150 años atrás, imaginar a ese grupo de gente cumpliendo objetivos con las herramientas que tenían es inimaginable, hoy que un Concepcionero, Ingeniero, Contador Público Nacional y futuro Abogado asumió un desafío de empezar a poner en valor al Palacio San José, de nuevo, teniendo su vida solucionada, hay que tener mucha vocación de servicio, no quiero imaginarme si llegase a ser intendente.

Hay conceptos que no omite, honestidad, capacidad de trabajo, convocar a los trabajadores y trabajadoras del lugar, que son los que conocen los pormenores del lugar sin temor a equivocarme creo que rescatar el recurso humano que tiene el palacio es reconocer la historia misma y darle valor incondicional a los que llevan años en ese lugar.

Siempre deja en claro que su responsabilidad solo está en la parte técnica, la responsabilidad mayor recae sobre la Doctora Guillermina Bebacua hija de un hombre que ha generado una historia brillante, si los hijos superan al maestro en Palacio San José está en buenas manos.

Rubén Delsart sigue reafirmando que se debe rescatar todo trabajador en cada órbita del municipio, como hoy lo están haciendo en el Palacio San José, solo como ejemplo, cito los trabajadores que vuelven a poner en valor los banco o las carretas del palacio o el trabajador que tiene una especie de vivero para rescatar, rosales, fruto diversos o los que arreglan los tractores para cortar el pasto.

Pero el palacio ha tenido otra virtud la de integrar a los intendentes del departamento independientemente del color político.

Juan Carlos Botta – El Disparador Uruguay –

COMPARTI ESTA NOTA
Facebook
Twitter
WhatsApp