LLEGARÁ EN TIEMPO EN QUE UN ROBOT-HUMANOIDE SEA QUIÉN CONDUZCA LOS DESTINOS DEL GREMIO MUNICIPAL, ENTRE OTROS GREMIOS…

No pasará mucho tiempo para que ocurra.

Sophia y Ameca, los robots que pueden replicar todas las emociones humanas. Sus expresiones hiperrealistas le permiten imitar emociones humanas de forma más que impresionantes a los sentidos humanos. La tecnología robótica-humanoide comenzó a llegar.

Por Alberto Ricci

La “inteligencia artificial” está dando pasos agigantados en su desarrollo. Las grandes potencias del mundo están avocadas para que así sea, tanto por factores económicos para una súper producción y/o desarrollo tecnológico de mercado. Tal vez pensando que en un futuro será por el bien de la humanidad. O por el simple hecho que la ciencia no se frena y se debe desarrollar. Pero si lo pensamos más fríamente veremos que el daño colateral que se le irá haciendo al desarrollo del trabajo humano es enorme. Y a la humanidad toda.

La hambruna y desocupación actual no es antojadiza ni casual, podemos culpar como escusa a malas gestiones de gobierno, pero no es así. Basta con acordarse porque desapareció lo que se llamó: “La Era Industrial” y que ocupaba masas de trabajadores para producir un bien o manufacturado. O un sembrado de campo. En esos tiempos un trabajador llegaba a su casa con el sueldo recién percibido y le alcanzaba para cubrir los gastos de toda la familia todo el mes sin que su esposa salga a trabajar por necesidad económica. Esa “Era” murió cuando se creó la primera computadora y el hombre llegó a la luna. Recuerdo de joven leer el libro: “La Tercera Ola” de Alvi Toffler, ahí el describía con visión futurista las nuevas “familias nucleares” y su relación con las noveles computadoras que cambiarían a las familias y al mundo de hoy. Donde una máquina agrícola computarizada sembraría por minuto lo que harían 1000 manos humanas. Claro, la producción y exportación al mundo se agigantó de la misma forma que se agigantó la desocupación obrera. Y así de la misma forma desaparecieron los “canillitas” porque el diario lo leemos on-line. El daño colateral estaba hecho. Muere la segunda ola o “Era Industrial” y surge la tercera Ola “Tecnológica”.

Hoy con el avance de la “Inteligencia Artificial”, en no muchos años (quizás no esté vivo para vivenciarlo), si los gobiernos del mundo a través de la educación no planifican la reconversión para dañar lo menos posible al trabajador humano, quizás los robots-humanoides pasen a ocupar la función de trabajo de un humano tanto en las obras públicas cómo en las oficinas estatales cómo privadas.

Quizás año 2050, los municipales deban volver a  actualizar la ordenanza 2660 por obsoleta, por pedido de un Secretario Gremial “Robots-humanoide” tal vez de apellido Barberán o Villalba.

Nunca se sabe lo que nos depara el futuro, o sí.

Alberto Ricci

Para el Disparador Uruguay.

Agosto 2022. Concepción del Uruguay – ER –

COMPARTI ESTA NOTA
Facebook
Twitter
WhatsApp