Antonio Tonny Bernhard el Rector de la Universidad Popular que persona humana

Es la primera vez que lo entrevisto en vivo y más allá de las definiciones que dejo que fueron importantísimas, como sostener  en el tiempo una Universidad Popular con sus objetivos, con una matrícula de más de 500 alumnos, con un alto porcentaje de estudiantes de la región inclusive de la ciudad Uruguaya de Paysandu y que a pesar de las distintas carencias sigue demostrando aptitud social demuestra que en lo personal es un ser humano excepcional.

Cobrando una matrícula bajísima, teniendo 20 personas que trabajan en ese lugar, no teniendo ningún docente pago por la provincia, sin presupuesto Nacional, dando becas cuando muchos pierden el trabajo o no pueden pagar la cuota, marcan definitivamente un universo distintos, a lo mejor mucho no lo alcance a comprender por qué no lo conocen, porque su grandeza se demuestran en las acciones.

Aplica las tres reglas, que hiciste en tu vida, con quien lo hiciste y que resultados obtuviste, tres frases muy cursi  pero que en el fondo definen a una persona, sus sentimientos, sus objetivos y decididamente el trabajo por el otro.

Cuando me cuenta una anécdota de su Padre un empleado Municipal, que le pidió si lo hacía entrar a trabajar al Municipio este se negó rotundamente, pero no porque no quiera que progrese si no por decididamente se lo tenía que ganar  y cuando hubo un concurso  ahí  le sugirió que se anote y gano el concurso ahí comprendió el porqué, las cosas regaladas no se valorizan las cosas que se consiguen con esfuerzo duran toda la vida.

Eso significa la Universidad Popular apertura sin distinción de nombres, estado social, con un solo objetivo ganarte  un título que te permita salir adelante en la vida, aunque tenga que sostener de su propio bolsillos varios gastos, pero no importa por el dinero a este tipo de ser humano no los desvela, su meta es que el otro salga adelante.

Pero la gente se conoce por sus gestos y ante el llamado de un oyente que le recordar su trabajo por la asociación APORTAR  se  emocionó hasta las lágrimas en el mismo programa y al aire, lo que demuestra claramente que no esconde nada, solo es importante el trabajo por el otro y emocionarse cuando por ejemplo una familia de sus alumnos había abierto el garaje de su casa una rotisería, formados en la Universidad Popular.

Se emociona cuando cuenta que en 12 carreras le dieron Calidad Académica otro logro que a lo mejor no comprendemos  pero que otras universidades tengan ese gesto es una logra para destacar.

No es político es simplemente un hombre que trabaja por el otro y que no vende humo.

Juan Carlos Botta – El Disparador Uruguay