De la Retroalimentación y la Estirpe – La clase media alta y alta se escandaliza por la nueva ley de la solidaridad y sus medidas…

Pero no se escandaliza porque el gobierno Macrista dejó al país sumido en la crisis más profunda de las últimas décadas… Van a la televisión y dicen: “Nosotros con el campo aportamos tantos millones para estabilizar la macro-economía”, y se olvidan decir que aportaron también para sus negocios y sus señores que pasean por Europa e islas del caribe, mientras la gran mayoría de los ciudadanos sufrieron y sufrían en no poder cubrir necesidades básicas por el derrumbe del mercado interno.

Por Alberto Ricci

Total ellos de clase alta traen consigo esa estirpe que nunca les faltó nada, cuando mucho les podía faltar un ama de llaves que les diga “patroncito”, ahhh eso si les suena lindo.

Nunca van a entender que para la clase más humilde es más necesario un plato de comida que ver por tv cómo una trabajadora le corre la silla cada vez que se sienta la Diva Legrand.

A la estirpe Les molesta, si les molesta que Alberto Fernández a través de las actuales medidas económicas inunde el mercado interno con disponibilidad en el bolsillo de los más humildes y se incentive el consumo, consumo que en primer instancia hará reactivar la ecuación lógica (podemos también decir psicológica) del proceso de retroalimentación: “Dinero en el bolsillo de la gente – compras para satisfacer las necesidades – ventas de los comercios para satisfacer esas necesidades – pymes trabajando – toma de personal nuevo… etc. etc. etc.”.

Cómo todo proceso de retroalimentación con el tiempo todos sus actores han de ser beneficiados… Hasta se beneficiarán ese 40 por ciento de clase media-media que voto a Macri, y que hoy necesitan vender en sus comercios para cubrir sus descubiertos bancarios, y que con las nuevas medidas económicas se los está ayudando, por más que no lo reconozcan, dado no es cool para ellos reconocerlo.

Y menos si la ayuda viene de medidas puestas por el peronismo. Para terminar esta lacónica reflexión escrita, diría que están molestos y enojados por las nuevas medidas económicas y sociales porque en su dignidad de estirpe que alimenta sus egocéntricos “egos” deben además aportar un 30 por ciento más en sus gastos al veranear fuera del país… Ahí les nace el egoísmo ancestral donde les importa más lustrar sus embarcaciones que un niño pidiendo comida. Dic 2019

Entradas relacionadas