De Lauritto al Flaco Poggio. Tristeza en el alma

Siempre las comparaciones son malas y aún más ingratas. No se deben ni se pueden hacer, pero muchas veces a modo de explicaciones nos hacen pensar las ingratitudes de la vida.

No porque Lauritto no lo merezca ni mucho menos, todo lo contrario. Si algo rescatamos es que sus logros no son regalos, ni producto de actos corruptos, son méritos propios del que alcanzo producto de muchas circunstancias, políticas y no políticas, que no vale la pena incursionar.

Pero a modo de ejemplo, digamos sin personalizar, que el Presidente de CARU, recibe mensual un sueldo superior a cualquiera de toda la ARGENTINA, incluidos los de la Corte Suprema de Justicia y los del Superior Entrerriano, por mencionar solo algunos; incluyendo el sueldo del Presidente de la Nación.

Ahora bien, ya que desconocemos puntual y preciso el haber de CARU, estimemos un salario entre 12.000 y 15.000 dólares; o sea digamos 12.500 todos los meses del 1ro.al 10.

Si tomamos al valor dólar CCL $ 1.850.000 que puede variar si fuere depositado en pesos moneda nacional tomado a valor oficial.

Lo más ingrato es que al Flaco Poggio nadie lo escucha. Nadie lo recibe. Apela a encadenarse para ver si un alma caritativa se aviene a prestarle un «oído».

VAMOS FLACO TODAVIA.

Si a este valor lo dividimos por lo que cobra un jubilado municipal son 107 VECES MÁS.

O sea entre lo que percibe José Eduardo y el Flaco Poggio. QUE TAL????

Pero lo patético y ruin es que Mauro Vazon sin llegar a poder lustrar los mocasines tostados de Lauritto, también, haya percibido durante cuatro años el mismo sueldo y hoy a su vez, supuestamente se comenta que, es socio en las utilidades de uno de los registros de patenta miento automotor, junto con un actual legislador.

Saben Ustedes cuantos Flacos Poggios existen, no solo en nuestra ciudad sino en todo nuestro país. Pero en esta oportunidad pretendemos y apelamos a la sensibilidad del gobernador, si es que viene o a Oliva si es que cruza la calle y lo escucha, o a Yari Seyler que también sabe lo que es el barro o a Marianela Marcley para que todos y cada uno alimenten una esperanza y hagan más grata la llegada de Papa Noel, a la mesa del Flaco Poggio.

El Disparador Uruguay jcbotta1@hotmail.com           

Entradas relacionadas