Edgardo de Elias – Adonde estamos llegando en esta ciudad, hoy asaltaron a uno de mis hijos,

por más que les dio el celular, uno de los «crotos» le decía al otro «apuñalado» él se defendió y solo tiene unas heridas superficiales.

No es lo material lo que duele, sino lo anímico cómo vas a reaccionar.

Venimos de dos hechos unos en mi casa hace una semana, hoy mi hijo, si en un próximo actúa uno diferente y acaba con uno de ellos, cuan culpable seré.

Entradas relacionadas