El Dr. Miguel Toledo un trabajo social único

Hace un tiempo asumió en el Giacomonti, una unidad preventiva hoy hecho casi un hospital chico con muchos servicios y que trabaja hasta las doce de la noche.

Tal vez tenga dos temas potenciales y sociales que muchos no quieren ver o escuchar aún menos leer las chicas embarazadas  con una  situación atípica su escasa edad 10 u 11 años  los casos más resonantes, y  que más impactan en toda sociedad, aun cuando las estadística dicen que la media de Concepción del Uruguay  anda en 150 casos por año y que son unas de las más bajas del país.

Otra Situación muy grave y de difícil resolución es la de los  discapacitados mentales unos 50 pacientes que tienen a ese lugar como una escuela, lugar de distracción,  lugar socialmente de encuentro que hoy ya no existe porque el gobierno nacional corto los 11 contratos  de todos  y todas las profesionales que había estamos charlando con el gobierno provincial a ver si puede cubrir estos faltantes.

Otro ítem que debemos abordar es el Docentes su trabajo es agotador y ellos son el único medio que nos une el barrio, la problemática, la sociedad que convive en él, el hospital, las carencias, integran a las diferentes familias   y lógicamente además de estar mal pagos necesitan talleres para que contengan el por qué hacen otra tarea que  no estaba en la cuadricula docente, hacen de médicos preventivos, de sicólogos, escuchan, detectan los problemas, se cargan con los distintos temas  ellos también necesitan sentirse contenido.

Los Adultos Mayores  es otra sociedad que ha crecido muchísimo, sin contención, sin medicamentos su prolongación de vida  se han dilatado unos 10 o 15 años más y no tienen la contención que necesitan y han trabajado.

El Instituto Arene llegue a él reemplazando o sustituyendo al Dr. Martin Oliva,  me encontré con un equipo muy bueno, con una persona increíble como el CPN Agustín Bordagaray, hace un tiempo atrás conocí a todo el personal seleccionado, hoy hay demanda  y necesidad pero también hay faltantes de profesionales en el área.

Una necesidad urgente que ya cuenta con todo solo hay que ponerlo en marcha.

Hay que seguir visitando los asentamientos e ir dándole soluciones integrales aunque el dinero no alcance se necesitan muchas ideas, proyectos y ganas de trabajar.

La familia aguanta, los chicos también pero cuando uno está en un lugar donde gana apenas 25 mil pesos, deja su consultorio no son muchas cosas que se puedan realizar  y muchas veces te sentís condicionado pero no hay nada más lindo que hacer lo que te gusta.

Juan Carlos Botta – El Disparador Uruguay

Entradas relacionadas