El intendente de la ciudad el Dr. Martin Oliva termina su primer mes de gestión con una calificación saludable

Por qué no decirlo cambio la metodología de gobernar, básicamente por que el gobierno del anterior Intendente era extremadamente personal, en cambio Oliva ha depositado una confianza extrema en todas sus áreas, tendrá una complicación extra controlarlos a todos, todas, todes como corresponden.

Los resultados se verán en corto tiempo se podrán apreciar funcionarios que crecen sin necesidad que se les diga, a otros mandarse macanas como el que está aprendiendo y a otros ir corriendo a pedir permiso, pero son las reglas del nuevo Intendente.

Otra cuestiones que Martin Oliva tendrá que aprender sobre la marcha es que expresan las fotos y en qué lugar se sacan, un ejemplo muy boludo es como le paso hace unos días atrás le sacaron una foto con su antecesor y ya se catalogó como doble comando, cuando ambos fueron por temas diferentes, solo muestras de picardías políticas, que juegan esa figura solo a los efectos de ir minando su camino de crecimiento en el municipio.

Oliva no se tiene que olvidar de algo básico a José Lauritto no había esquirla que lo dañara todo lo contrario lo fortalecía, pero él es nuevo, deposito confianza en su equipo de trabajo y alguien lo va a defraudar, el responsable va ser él, es el talón de Aquiles más frágil que tiene que extraño cuando se pide dar confianza al equipo que te acompaña y cuando a la vez debes controlarlo aún más.

Si salió de la miseria absoluta, pudo recibirse de Medico es reconocido y a su vez de Intendente de una ciudad de la cual no es oriundo virtudes seguro le sobran, capacidad también, solo le falta tiempo para adaptarse al nuevo destino que lo puso la gente.

Los tiempos de tolerancia de la gente cambiaron y eso seguro le va a jugar en contra, a veces no hay razones ex potenciales que se vean a simple vista y los problemas explotan, pero deberá asumir una actitud componedora más en tiempo donde es tan visible la pobreza y la riqueza y donde el rico no quiere perder privilegios y donde sus funcionarios deberán aprender el arte de escuchar solo el arte de escuchar hay mucha gente que quiere expresar lo que le pasa, ahora que el mismo Oliva abrió las tranqueras a todo su gabinete.

El tiempo pasa volando ayer asumió y era nuevo hoy lleva un mes y ya debe solucionar las cosas sin mirar atrás, no hay tiempo para eso pero Martin Oliva lo sabe y creo que capacidad tiene no es la hora de que se deje embobar, encandilar es hora de su mirada criteriosa.

Juan Carlos Botta – El Disparador Uruguay

Entradas relacionadas