El que siembra vientos recoge tempestades

Estimado Juan Carlos Ayer te escuchaba cuando con mucha vehemencia te expresabas sobre la posibilidad que el Dr.Hugo Cettour vuelva a merecer un espacio en el nuevo gabinete municipal.

No lo dudo. Pero es de destacar que no es su culpa, sino de quienes han tenido la varita mágica de las designaciones.

No sé de estimar la capacidad para permanecer sino de valorar su cintura. Para historiar la gestión que fenece, fíjate que el instancias que yo y Mazzarelo estábamos como coordinadores del grupo ( reverendos forros) una tarde fuimos citados por el propio líder José, con la pretensión de ayudarlo en la búsqueda de nombres para distinguir a ocupar los espacios de concejales.

Allí estuvimos con Pino, cada uno con un listado de nombres, pero fueron obviamente de descartes. Hasta que José nos sorprende con dos compañeros menos pensados. Martin Oliva que yo al menos lo conocía como un prestigioso médico y Hugo Cettour.

QUE SORPRESA. Fundamentalmente porque durante largos años de militancia mientras nosotros defendíamos a Hugo, José nos enseñaba que solo era CETTOUR ES DE CETTOUR.

Descártenlo. Pero tras cartón paso a ocupar una banca de concejal.

Y Martin un perfecto desconocido que por suerte resulto ganarse el espacio que le brindo la agrupación y hoy es el intendente electo próximo a asumir. 0 sea en su oportunidad, en dicha reunión yo me exprese con descontento no en lo personal sino en lo político y obvio líder no le gusto y obvio nunca más me dirigió la palabra y subsiguientemente fui al destierro y en cada reunión se acordaba » dulcemente» de mi persona y mi familia.

Pero ya paso. Yo como militante y peronista me sume al trabajo en pos de que mi partido triunfe ya que mis diferencias nunca personales, quedaban en la historia.

Estoy convencido que la gestión que se inicia en días será exitosa y cara continuidad a la buena finaliza.

Abrazo

Entradas relacionadas