Gustavo Melliard lo hizo posible a dos metros de diferencias Adalberto Del Sart y José Lauritto

Tuvieron que pasar 49 años de amistad para que ambos ocuparan la cabecera de dos meses distinta y a tan solo dos metros uno del otro, lo importante no era si dialogaban, si cuchichiaban o no,  lo más maravilloso es ver que los seres humanos se puedan llevar en la retina,  que simple es compartir el mismo lugar a la misma hora, en un lugar místico de la política, donde seguramente los nostálgicos de los recuerdos tendrán que escribir un libro del significado del salón Olimpia.

Nosotros éramos seis u o siete de acuerdo como pasaran los momentos, el motivo era agasajar al amigo Gussi Haddad, decirle chau a un año complicado y recargar energía para el próximo, no importaba el color político solo esa necesidad de decirle Gracias a los grandes amigos, que la vida te va mostrando y donde a pesar de la diversidad se puede crecer.

Estaban Carlos Gutiérrez presidente de la Liga de futbol en el departamento Árbitros, el Ing. Y CPN Rubén Delsart ex todo terreno de Lauritto durante 12 años, no hay que olvidarse que fue quien dirigió las Obras Publicas por más de 3,500 mil quinientos millones que el Kirchnerismo dejo en la ciudad, él Bebe Hadson contando donde nace el apodo de BEBE, Gustavo Melliard que parecía que prefería mas a su ex Jefe que a nuestra Mesa, pero hay que ponerse en lugar de Gustavo por un lado el Plebeyo,  el gordo Perezoso y por el otro el poderoso político provincial, el hombre que había pagado la cena esta vez con todos los chiches, el famoso Gordo Haragan Del Sart y este humilde Periodista narrador de anécdotas.

La noche fue transcurriendo entre anécdotas, redescubriendo recuerdos, buscando explicación de cuestiones inimaginables, mentalmente iba armando en mi cabeza como podía ser que el Bochita Pérez un empresario exitoso, joven, este sentado a la derecha de José y Adalberto que llevaba 49 años de amistad donde de pibes recorrían las calles de Concepción del Uruguay en pantalones cortos hoy se desconozcan solo la historia personal podrá explicar el por qué.

Luego me sorprendieron dos frases cuando alguien dijo en tono serio me dolió cuando al Cabezón se lo trato de Traidor, en directa reflexión de que había elegido al Amigo Gussy Haddad y no al enviado de José, en ese momento alguien para poner paños fríos expresa lo que pasa que algunos funcionarios se olvidan de pagar honorarios y creen que la amistad no existe. Silencio de Radio,  porque,  Yo que estaba con las orejas parada no sabía para quien había sido el golpe de Nocaut.

Rápido de reflejos Carlos Gutiérrez para llevar la charla a un terreno de los recuerdos  vos Bebe Hadsun deberías contar la historia porque te pusieron de sobrenombre BEBE y ahí no más el expresivo BEBE empezó a contar el por qué, hace muchos años atrás creo 83 o 84 hubo una fiesta de Disfraz en la ciudad y me disfrace de Bebe Me puse Pañales, escarpines y un gorrito que había sido tejido por mi madre a mano, para prevenir el frio del bebe, éramos varios el que manejaba se puso en pedo y se acostó a dormir en la Plaza Ramírez, yo le seguí y cuando desperté eran las 11 de la mañana y  me fui caminando a mi casa, plata no tenía, como ahora,   atravesando todo la ciudad como estaba vestido de BEBE, así nació la historia que hasta el día de hoy se agranda todo los años un poquito más. Imaginarse a un hombre de 1,95 Mts de alto, con 130 Kilos caminando por las calles vestido de Bebe eso sí que debe retractarse en el anuario de la basílica.

Y así fueron apareciendo recuerdos anécdotas, hasta llegar al famoso Peugeot de Loby, donde en determinado momento le pidieron Loby llévalo hasta la casa, que vive a seis cuadras de aquí, no puedo debo buscar  a mi  novia noves que hasta perfume tiene mi auto, en eso hasta el día de hoy sigue siendo un dandy de pulcro el Loby, lo que los muchachos le ocultaron a Lobby es que el muchacho se había defecado encima y su olor era insoportable, eso si los amigos lo cargaron al Peugeot del Loby y ahí lo dejaron, dicen que el Loby después de dejarlo del olor que había no podía manejar y se bajó para orearlo.

Entre las despedidas los deseos de mejor año apareció un brindis por la Jubilación del Gordo Del Sart que el 18 de diciembre accedió a ese beneficio, todo muy paradójico alguien con buena memoria recordó que lo del Gordo era magia, porque se preguntaba pero no es que hay que trabajar para jubilarse, parece que la mano de Dios está en todo lado pero atiende en Olimpia, con un agravante dice el Gordo que certifico 42 años de servicios. Risas hasta por debajo de la Mesa.

Juan Carlos Botta – El Disparador Uruguay

Entradas relacionadas