Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Parece mentira que en estos tiempos, no tengamos la capacidad de escuchar o de interpretar a los docentes que ante la falta de agua suspenden las clases tendrá que ser algo natural o ya decretado pero no por un paro, por una medida de fuerza si no por la necesidad de preservar la salud de los alumnos dejando de lado a los docentes.

Hay docentes que cuando falta el agua llevan botellones a la escuela, para que se comprenda la apertura de colaboración o como se quiere a una escuela y la importancia que tiene el sistema educativo ahora no se puede intentar suspender a un directivo porque en ese día no se dan clases.

Hay que pensar si ese establecimiento da porciones de alimentos, o almuerzos o meriendas a los chicos, hay que pensar en la necesidad básica del uso del baño o la necesidad de higienizar el o los lugares.

Ya a esta altura tendría que ser de rigor que escuela que no tenga agua no se dan clase los docentes tendrán que hacer otras cosas, los administrativos también o el personal de maestranza lo mismo no están atentando contra el sistema educativo.

Un día más o menos de clase no los llevara a completar el calendario escolar, ni tampoco creo que el señor gobernador o los funcionarios de educación tomaran represalias solo hay que usar el sentido común.

El disparador Uruguay

Juan Carlos Botta – Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 
Newsletter
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner