Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Concepción del Uruguay fue fundada en 1783 por don Tomás de Rocamora, en la rinconada formada por el riacho Itapé al este, el arroyo del Molino al norte y el arroyo de La China al sur. Es decir que desde sus inicios el incipiente núcleo poblacional estuvo constreñido por un verdadero cinturón de agua que sólo permitía la salida franca hacia el oeste.

2014-Puente de Fierro - 1926-1

Por CARLOS ROGELIO CANAVESSI (Especial para El Miércoles Digital)

 

Si bien en los comienzos las comunicaciones con el mundo exterior se realizaban por la vía fluvial, muy pronto surgió la necesidad de contar con diversos medios que permitieran franquear el paso de los arroyos, tanto hacia el norte como hacia el sur.

Ya para 1877 hubo una iniciativa privada, por parte del señor Pedro D. López, tendiente a construir un puente de madera sobre el arroyo de La China en el paso de Las Piedras, recuperando la inversión mediante el cobro de un derecho de pontazgo a quienes pasaran sobre él. Hubo aprobación municipal y provincial al proyecto, aunque desconocemos si el mismo finalmente se concretó.

No obstante, el progreso material de la provincia llevó al gobierno a interesarse vivamente por la construcción de obras que permitieran la vinculación entre los distintos centros urbanos de la misma. Una ley de 1891, de contribución inmobiliaria, dispuso que el 1% de la misma se destinara a la construcción de puentes y caminos. Al año siguiente, 1892, un decreto dispone que los fondos obtenidos fueran administrados e invertidos por las “Comisiones de Puentes y Caminos”, creadas a tal efecto a razón de una por cada departamento provincial. Inmediatamente las mismas iniciaron sus funciones, en todos los departamentos, licitando, construyendo y manteniendo puentes y mejorando caminos, aumentando además los recursos fiscales mediante contribuciones voluntarias de los vecinos.

Así fueron construidos los primeros puentes importantes en Entre Ríos, casi todos ellos de madera dura: el del “Paso del Gallo” en Concordia en 1897, el “Pellegrini” sobre el río Gualeguay en 1898, etc. También, por ley de la Nación, porque se trataba de obras interprovinciales, en 1904 se autorizaron las obras de los puentes de madera sobre los arroyos Guayquiraró y Mocoretá, iniciados de inmediato.

Dado el precio excesivo que la madera dura había alcanzado, en 1905 el gobierno provincial resolvió experimentar con los modernos puentes metálicos, de procedencia norteamericana, adquiriendo cuatro, de entre 10 y 20 m de longitud, que se instalaron inmediatamente. Como los resultados fueron muy satisfactorios, en 1906 se encargaron doce puentes más. Uno de esos puentes, construidos por la casa “American Bridge Co. of New York”, está en nuestra ciudad: es el llamado “Puente Tropezón”.

La actividad de la “Comisión de Puentes y Caminos” del departamento Uruguay fue intensa. En 1905, recogiendo las inquietudes de varios vecinos propietarios de campos ubicados al sur del arroyo de La China, se iniciaron las arduas gestiones tendientes a lograr la construcción de un moderno puente metálico, de hierro, sobre dicho arroyo, en el paraje conocido como La Picada. Se llevaron adelante trámites ante la Municipalidad local y el gobierno provincial, mientras se realizaba una colecta popular con el objeto de recaudar fondos para la concreción de la obra.

La propia “Comisión de Puentes y Caminos” departamental contribuyó con $ 2.000.-; la Municipalidad local con $ 1.000.-, autorizados por la Ordenanza Nº 42 del 29 de julio de 1905; los hermanos Provere, propietarios del establecimiento “Cupalén”, aportaron $ 500.-; el señor Abraham Magasanik, $ 1.000.-, y así muchos más.

Finalmente, en 1908 se inició la construcción del puente de hierro sobre el arroyo de La China. Se construyó un puente con armadura de tablero inferior, cuyas vigas armadas están unidas por encima del nivel del tablero por piezas de arriostramiento. Las uniones entre los diversos elementos estructurales fueron remachadas (roblonadas), dado que la técnica de las soldaduras metálicas aún era muy elemental. Prontamente, en la jerga popular, el puente de hierro se convirtió en el “Puente de Fierro” y así se lo conoció desde entonces en nuestra ciudad.

Concluidas las obras, habiéndose realizado las inspecciones técnicas del caso, el “Puente de Fierro” fue recibido por el gobierno provincial el jueves 27 de mayo de 1909 y habilitado al uso público dos días después, el sábado 29 de mayo de 1909.

Desde entonces, el “Puente de Fierro” formó parte indisoluble de la identidad uruguayense. Incluso, en la primera mitad del siglo XX, fue un lugar de atracción para paseos y excursiones, aprovechando la belleza del lugar, las aguas cristalinas del arroyo y la frondosa vegetación que lo rodeaba. Una antigua foto, incluida en el “Álbum Recuerdo del Primer Centenario de la Ciudad de la Concepción del Uruguay”, de 1926, lo evoca, acompañado de varias muchachas bañistas de largas faldas y cerradas blusas, mojando sus pies en el arroyo.

Lamentablemente, una vez más, los uruguayenses hemos perdido para siempre –y de manera trágica- un pedacito de nuestra historia.

 

 
Newsletter
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner