Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Resultado de imagen para foto valor de la amistad de 40 añosLas circunstancias de la vida te llevan por diferentes caminos, a veces los amigos te ayudan a crecer en otras son tu sostén y en otras con su solo presencia te recuerdan tu vida a lo largo de 40 años.

 

Dos extremos de construcciones de vida pero me parece que alguien en algún momento debe aceptar que se equivocó como para tratar de rearmar  o que empiecen a cicatrizar las heridas que se fueron produciendo a lo largo de 40 años.

Por qué hablo del Valor de la Palabra o el Valor de los códigos  porque sin temor a equivocarme  sé que estas cualidades son fundamentales para uno de esos dos actores sociales, para el otro tal vez no haya o nunca alcance a comprender el valor del significado que no tiene un ascendente en dinero esta acción.

Vamos a despejar la incógnita me voy a referir a dos personas que espero no le falté el respeto a ninguno de los dos, porque son seres humanos que la vida a pesar de las diferencias  siempre privo la amistad  y no es fácil estar distanciado de un amigo que lo conservaste por 40 años.

No hay dudas que José Eduardo Lauritto no hay oportunidad que no le haya dado, también es cierto que Adalberto Cesar Del Sart es como un Pato Casero dos pasos y una cagada, pero los amigos  es un combo que se compra cerrado que debemos saber disimular nuestras miserias.

Conociendo a los actores sociales  sé que ambos no están bien con ellos mismo por no tener el dialogo que han mantenido durante 40 años, muchas cosas son comprensibles cuando alguien te da una mano y la otra permanentemente la destruye pero ahora cual es valor  de los códigos o el valor de la palabra que han sabido tener durante tanto tiempo, hoy ambos enfermos, con la salud ya puesta en manos de Dios, José ya no ve ni a tres metros de distancia más otras circunstancias que va dejando juntar porque concibe  el trabajo 24 x 24 sin interrupciones, nadie puede soportar ese ritmo y Adalberto con una salud más precaria sigue adelante como puede a lo mejor cargando o pagando culpas, pero cada uno de nosotros acarreamos nuestras miserias a lo mejor es el momento para buscar el momento, la oportunidad o simplemente compartir unos de los momentos que han vivido en los últimos 40 años.

Qué sentido tiene arrepentirse tiempo después.

El Disparador Uruguay

 

Juan Carlos Botta – Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 
Newsletter
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner