Juan Manuel Garay un técnico de Boxeo diferente

Decididamente fue una semana diferente en nuestra programación escuchamos a actores sociales que tienen un hilo conector en común, trabajo social,  el universo de la dedicación y definitivamente comprometerse con el otro.

Pensar que muchas veces buscamos seres humanos que tengan un desafío distinto, logros individuales o de conjunto  pero al final de la carrera cerca de las elecciones siempre optamos por los mismos.

Esta semana me incline por actores sociales diferentes, en este caso específico Juan Manuel Garay es un entrenador de Boxeo, que  fundamentalmente tiene una característica, inculcar al que practica este deporte que todo depende del sacrificio personal y de la dedicación que quiera imponer en su vida a esta disciplina que es muy dura, tremendamente agotadora y que son muy pocos los que llegan.

Nos contaba Juan Manuel Garay  que para sostener la academia tiene el boxeo recreativo, ellos si pagan una cuota para estrenarse  y conocer un poco más la disciplina, pero el boxeador en si no paga, que son pocos los que se suben a cuadrilátero a recibir un castigo o trompadas sin perecibir nada a cambio.

Decididamente la profesión del Boxeador es muy sacrificada, socialmente, de entrenamiento, de muchos viajes, que la mayoría de las veces son bancados por Juan Manuel solo por el hecho de ir creciendo de apoco y conocer cuál es la real situación de cada uno a lo largo del país.

En esta disciplina la situación social, la extrema realidad que les toca vivir, la pobreza estructurada muchas veces los lleva por este camino, un deporte sacrificado y que deben tener mucha disciplina y objetivos muy claros para no desviarse.

Juan Manuel Garay no promete que van a ser campeones, que el recorrido de un boxeador es fácil, que sus problemas se solucionaran, solo le da la posibilidad de escucharlos, enseñarles otro camino que solo está en ellos mismo no dejarlos, es fácil prometer espejitos de colores, pero en un deporte tan agresivo hay que prometerles que tendrán una posibilidad siempre y cuando se dediquen a aprender.

La realidad indica que no solo hay que ser político para que la gente te considere que hay otro camino, seguro atípicos, mas sacrificados  pero en la comprensión y en el dialogo están las satisfacciones.

Juan Carlos Botta – El Disparador Uruguay

Entradas relacionadas