LA VUELTA DE LOS HIJOS PRÓDIGOS

Tal como lo escribieron los evangelistas en el Nuevo Testamento, el padre prepara la fiesta de bienvenida de los hijos pródigos. 

Es que el Dr. Lauritto, ya finalizando su segundo mandato comunal, se ve sorprendido por el arribo de sus principales alfiles que en algún momento y por razones que se desconocen, se fueron alejando. 

Pero, como dice el refrán, quien se va sin que lo echen, vuelve sin que lo llamen. 

Es así que se los ha visto por los pasillos del centro cívico al Sr. Melliard, a los señores Delsart, al señor Rodríguez y a otros compañeros que hasta hace poco se mostraban díscolos. 

Es una muy buena actitud la de estos hombres que en el ocaso de la gestión ofrecen su regazo para que el amigo no se sienta solo ante el inevitable alejamiento de las mieles que trae de la mano el ejercicio del poder. 

También surge la pregunta, ¿será que conociendo el pensamiento del Doctor, intuyen que lejos de irse a su casa, buscará nuevamente un lugar en el gobierno de la provincia y aspiran a acompañarlo en este regreso? 

No importa cuál sea la razón que los atrae, cuentan que el Doctor está muy contento con estos nuevos acercamientos y ya instruyó a sus fieles amigos, Yari Seyler y Marcelo Herling  para que amen la gran fiesta de bienvenida, para agasajar a los que creía perdidos. 

EL OBSERVADOR 

Entradas relacionadas