MESA DE CAMPAÑA DEL P.J.

No sabe no contesta.

Ignoramos quien tuvo la responsabilidad de convocar a los distintos referentes del peronismo local, a lo mejor el Cocinero Uruguayo. Podemos imaginar al decir de los hoy titulares del consejo departamental. Pero hasta ahí.

La mesa conductiva pareciera tener tres patas. El lauritismo brillo por su ausencia y muchos de los que se mostraron hace largos meses que ni están, que ni se los nombra, que ni figuran.

Y hoy como caídos del cielo se muestran con pretensiones de asumir el hilo conductor.

Lauritto con su clásica «compromisos impostergables impidieron mi presencia.

Oliva por derecho propio debe si ya no lo hizo marcar la ruta y manejar la cancha.

Hoy es el dueño de la pelota.

Esperemos que no sea  una vez que se  centralice y se divida el formato con la subsede de «8 de Junio».

Se los vio después de mucho tiempo a un grupete que rosquea en Artusi al «cero».

Apareció el pichetista, como dijera el Dr., el enamorado de su mismo: Cetur es de Cetur.

Y así podemos hacer una lista de los desaparecidos en acción, que hoy volvieron y van a  reaparecer al balcón del PJ al final del escrutinio, para hacerse ver, como de costumbre.

Mientras en el tintero seguro por desconocimiento o tendencias propias, fueron no convocados muchos dirigentes peronistas con larga trayectoria.

Pronto surgirán como debe ser, los verdaderos organizadores de la campaña, los padrones, las escuelas, las bases, los fiscales de mesa, el centro de recuento, que justamente no se los vio en el círculo SELECTO y RECOGIDO que estuvo en la reunión.

Y a partir de ahora, seguramente nos encaminaremos a una nueva etapa.

Una nueva contienda que no es esta justamente.

De aquí y con ligeras estocadas veremos en primer lugar que hará el Dr., que para la que viene rondara las siete décadas de vida.

Con su sola manifestación de presentarse van a quedar postergados cuatro años más, un fragmento etario de jóvenes que pretenden llegar al monobloc de calle San Martin.

En fin esto para los uruguayenses es cumplir con las paso.

El puchero gordo viene después

Solo habrá que esperar. Revolver y dar de vuelta.

Juan  Carlos Botta – El disparador Uruguay

Entradas relacionadas