Mi hija está en cuarentena en el Hotel El Escorial porque venía en el Buque bus

Anoche un médico le comunicó que tendrían que re ubicarse  para hacer cuarentena por su cuenta,  en un departamento solos o en una habitación en suite.Ya el gobierno no se haría cargo de ellos y que si tenían síntomas llamaran al 107 o al número que corresponda.

Escribo esto porque necesitaba descargar un poco de angustia , pero además porque quisiera que sirva para estar preparados para otra ocasión.

Evidentemente nadie había pensado, programado, estructurado  un protocolo para una situación así a pesar de que desde ya hace mucho tiempo se está  esperando la pandemia.

El caso del Buquebus los tomó desprevenido.

Ahí actuaron las fuerzas de seguridad de frontera uruguaya, la prefectura argentina, el gobierno nacional que apuraba a la gente a volver al país diciendo que los» repatriaba»- obviamente cada uno pagaba su pasaje. A muchos les decían que convenía venir cuanto antes porque no sabían si los días siguientes buquebus funcionaría y por ende adelantaron su viaje. También actuó la empresa Buquebus y la autoridad encargada de que buquebus respete las leyes. Pusieron alrededor de 80 turistas que venían de Europa sin hacer cuarentena previa en el Uruguay junto con la gente que venia del Uruguay que no era zona de riesgo, supuesta mente abaratando costos. Y la frutilla del postre : el grupo de jóvenes que venían de España con uno de ellos con el coronavirus puesto (aparentemente) porque según el medio que miraras  estaba infectado o no. Lucas Singerman. Ahora dicen demandarlo por 700.000 dólares .¿ Eso cuestan 400 pasajeros?. Número que multiplicado por» x «argentinos da .. A los pasajeros los tuvieron horas ahí adentro, sin mascarillas, aunque el personal sanitario y el de prefectura sí las tenían.  No entiendo tampoco por qué unos tienen que usar barbijo y otro no. ¿ Es necesario el barbijo? Si es necesario, ¿por qué el SAME no les dio un barbijo a cada uno? . Los tuvieron sentados ahí horas de horas, sin guardar la distancia entre unos y otros ¿Era un metro? ¿2 metros? , ¿3 en caso en que el otro estornude o tosa?. A esta altura, ya no sé. Lo que sí sé es que estaban sentados uno al lado de otro y alguna gente iba y venía. Tampoco nadie les explicaba qué pasaba. Les dijeron que tenían que hacer la declaración jurada pero después de alrededor de media hora de éste anuncio y viendo que las planillas no eran entregadas, los pasajeros comenzaron a levantarse a buscarlas , cansados, nerviosos y deseando salir de allí. Pero ¿ Qué pasaba? !! las estaban imprimiendo todavía !!. El tiempo del viaje no les alcanzó para imprimirlas, parece.

 Hechas las declaraciones juradas, las cosas seguían igual. A los pasajeros, ninguna información, a los familiares que esperaban, ninguna información. Los celulares entre ellos ya no vibraban, tosían como dice un chiste de humor negro que anda por ahí. A esos celulares hay que agregarles los celulares de los que quedaron en casa que miraban las «noticias» que emitían los distintos canales de televisión y que comenzaron a participar de la «tos» de los celulares.

Resumiendo , alrededor de las  3 de la mañana dijeron que los iban a llevar a hoteles para hacer la «cuarentena».

No sabían si al Panamericano o al Sheraton.

La gente que estaba esperando afuera volvió a sus casas rompiendo el «toque de queda» . Es decir todos fuera de la ley y los «turistas» todavía en el Buquebus.

Francamente se me escapa la hora en que llevaron al primer grupo al Panamericano.

Por televisión decían que iban a tener todo a su disposición, que el estado se haría cargo y hasta psicólogos les iban a poner para contenerlos.

Maravilla de país o ¿el pais de las maravillas?.

Obviamente el Panamericano agotó su cupo y al resto de los pasajeros les tenían que conseguir otros hoteles. Creo que uno fue El Presidente y el otro El Escorial. Un detalle previo, a la hora de la cena la gente comenzó a protestar y lograron que les trajeran unos sándwiches. En El Escorial no había ni agua mineral, por suerte el agua de Buenos Aires se puede tomar.

El desayuno de ayer fue un vaso con agua caliente , un sobre-cito de café , azúcar, un alfajor y una botella de agua mineral de 2 litros.

En el Escorial alrededor de las 10 de la mañana, médicos pasaron por las habitaciones tomándoles la temperatura y revisando el estado general de cada uno de los huéspedes y repartiendo barbijos ,  si alguien entraba a la habitación o tenían que abrir la puerta por alguna razón, tenían que ponérselo.   Vuelvo a preguntar ¿hay que ponerse barbijo? ¿O no?.

Al mediodía el almuerzo fue muy bueno y abundante . Merienda , cena , todo dentro de lo pautado . La cuarentena continuaba . Alrededor de las 10  de la noche, nuevamente la visita médica para decirles que se tendrán que ir de allí a hacer la cuarentena a otro lado. Que los llevarían adonde los «pasajeros» indiquen. En el caso de mi hija aconsejaron aislamiento completo en una habitación en suite. Obviamente

Le escribió a la fonda y otros funcionarios y se hicieron los pelotudos

Entradas relacionadas