No cayó muy bien en los intendentes las cuatro horas que esperaron a Alberto Fernández

Quien podría decirlo, esperando al Presidente de la Nación los intendentes electos, esperaron como toda la gente más de cuatro horas al rayo del sol, los ánimos no eran los mejores y los resultados tampoco fueron los imaginados.

Alguien le sugirió al Intendente de Concordia Enrique Tomas Cresto que saliera al rayo del sol porque si no los otros intendentes se iban a enojar, rápido de reflejos Enriquito accedió y más teniendo en cuenta que Adam Bhal era un estoico mohicano.

No hay que olvidarse que también en Entre Ríos se desato aunque en forma silenciosa la interna hacia el sillón de Gustavo Bordet.

Quien diría que la espera de un presidente cause tanto revuelo cuando tendría que ser un hecho auspicioso.

Juan Carlos Botta – El Disparador Uruguay

Entradas relacionadas