Tiene razón Tino, Uruguay necesita un Diputado que tenga las bolas bien puestas, no que sea una marioneta

Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que son muy ciertas las apreciaciones que realizo el amigo Tino, conocido referente de la juventud, respecto a la necesidad que Uruguay, promueva y logre con justificadas razones, un diputado nacional; más allá que desde 1983 a la fecha tuvimos varios escaños ocupados por compueblanos en algunos periodos de gestión. Es más hay un Dr. Que ayer fue Diputado por el Peronismo hoy es Pichettista, pero lo importante es preguntarnos, que lograron, que nos dejaron, que hicieron, en que se destacaron, alguna vez se los escucho desde su banca exponer sobre tal o cual motivo???????

Trascendieron en algún sentido más allá de objetivos locales.??????

La respuesta es categórica y contundente. NUNCA NADA DE NADA. Solo negocios personales.

Para la comunidad uruguayense no existieron. Ni José Scelzi, ni José Lauritto, ayer diputados Nacionales hoy socios políticos, ni Delma Bertolyotti.

Solo lograron como sabe decir uno de estos, pasar por el cajero todos los meses.

Solo firmaban las leyes que se iban a proclamar  sin leerla, según la afirmación de uno de ellos.

Por eso, más allá que nos merecemos una banca, como dice Tino, por historia, por peronismo, por trayectoria y por mucho más, debemos preguntarnos para que pretendemos un diputado nacional más allá de su merecimiento.

Quien se sienta capaz de semejante compromiso, debe decir por qué quiere ser diputado nacional, cuáles son sus intenciones, cuales sus ideales, cuáles son sus intenciones en defensa de y por nuestra ciudad.

O por nuestros Pueblo, debemos desde  la Cámara de Diputado de la Nación decirle basta a los Motos chorros, debemos garantizar que nuestros jubilados cobren una jubilación por encima de la pobreza, debemos ponerle un fin a los funcionarios electos o no que ganen más de dos sueldos, debemos ponerle fin a los que cobran haberes millonarios, debemos recuperar las viviendas que uno u otro gobierno dejo caer sin hacerse cargo de nada,  entre otras cosas.

No sirve solo ser peronista, militante, puntero político, representante barrial, sino merecerlo por trayectoria, por honestidad y suficientemente capaz para llevar la vos cantante de la provincia de Entre Ríos y de la comunidad chica que lo proyecte, es hora de decirle basta a la corrupción, es hora que el coimero y quien se deja coimear vayan presos.

Si así fuere, sepa quien se sienta con intenciones que va encontrar un Pueblo más allá de su identidad política, que lo apoyara y agotara fuerzas para su postulación.

Las puertas a la postulación están abiertas.

Solo se necesita estar consustanciados con el pueblo y no olvidar una vez que estemos propuestos y elegidos, para que lleguemos.

No debemos asimismo permitir que se antepongan intereses personales a los intereses del pueblo. Juguemos a ganar y ser idóneos representantes.

Debemos decirle a Gustavo Bordet que Uruguay tiene varios candidatos fuera de los socios políticos.

Un actor social de Uruguay

Entradas relacionadas