Todavía sigue escribiendo Flavia Mena

La historia se vuelve a repetir, en una época eran los lápices lo que escribían el destino que vendría, ahora por suerte, porque un grupo de personas levantaron esas bandera de la desigualdad siguen cosechando logros, aunque muy pocos entiendan el por qué.

Días atrás encontré de casualidad a Osvaldo López, a Ángel Salamonini, a María Rosa Pinget y los felicitaba por el muy buen trabajo de los chicos integrados que conjuntamente con el profe Joaquín Erramuspe habían realizados.  Con quien tuvimos el gusto de charlar a la noche en mi programa de radio de semejante halago, un equipo compuesto por docentes,  otros profesionales, padres y pido mil disculpa por no nombrar a todos y todas.

De pronto aparece el Dr. Lauritto a quien también hago extensiva las felicitaciones por semejante distinción y la verdad que me sorprendió su actitud se paró a conversar conmigo y a decirme tal vez una cuestión muy íntima, la verdad que yo soy un agradecido, este proyecto lo seguí adelante por sugerencia de Flavia Mena, del intendente de ese momento de Villa Elisa y de un profesor de ese lugar que no recuerdo su nombre, fue más explícito me dijo José debemos adaptar esta manera de trabajar con los chicos con característica distintas, sin detenernos a pensar en logros importantes, debemos copiar el trabajo de esta gente a pesar de su diferencia política.

A partir de ese momento nos pusimos en contacto con la gente de Villa Elisa y le pedimos que nos asesoren, así llevamos adelante este tema, lamentablemente Flavia hoy no puede vislumbrar estas circunstancias, pero tomo las felicitaciones y me hago cargo en nombre de Flavia.

Fue sin duda un momento distinto para ambos en lo personal descubrir que detrás de un buen proyecto hubo una persona excepcional que estaba convencida en lo que hacía y hoy esas ideas la pudieron interpretar Ángel Salamonini y María Rosa Pinget y llevar adelante con semejante logro y el otro sorprendido sin dudas fue el Dr. Lauritto que ante una felicitación de circunstancia lo movió por completo como persona y ser humano. Seguramente muchos recuerdos lo invadieron.

Nunca imagine que Flavia Mena estaría tan presente para él, que le de tanta satisfacción un logro extraordinario pero que seguramente ha pasado sin mover los avisperos de la agenda de la ciudad, cuando uno descubre que en cosas tan especiales que el ser humano aparece te das cuenta que un talón de Aquiles todos tenemos, me llevo en mi retina en una charla rutinaria sin tanta connotación que el Intendente de la ciudad tuviera la grandeza de decir claramente ese proyecto no es mío es de Flavia.

Todavía sigue escribiendo Flavia Mena.

Juan Carlos Botta – El Disparador Uruguay

Entradas relacionadas