Con más de 150 escuelas y 127 vehículos, se celebró el Día de la Independencia argentina

El Día de la Independencia argentina se celebró en Plaza Ramírez con un amplio despliegue logístico por parte del municipio local. El acto y desfile cívico militar tuvo una duración de dos horas y se puede ver en el Canal de YouTube de la Municipalidad.

El tiempo estuvo del lado de las y los organizadores y de la sociedad esencialmente, que concurrió al epicentro histórico para ser protagonistas de un nuevo desfile cívico – militar. El primero después de tres años.

Pasadas las 9 de la mañana, los primeros rayos de sol atravesaron las nubes dando aviso que el día sería cálido y posteriormente el cielo empezó a abrirse.

Los colores celestes y blancos invadieron rápidamente el centro de Concepción del Uruguay con la presencia de cientos de abanderados y escoltas de los establecimientos educativos que decidieron participar del acto con la presencia de 151 establecimientos educativos y de formación, 16 clubes, 5 escuelas de danzas, la comunidad árabe, más de 30 motos y 127 vehículos entre las fuerzas de seguridad, el Ejército argentino, Bomberos, autos antiguos y clásicos y motos de todas las marcas y años. La propia municipalidad, presentó 18 vehículos adquiridos en la presente gestión.

Los aplausos comenzaron a sentirse con fuerza cuando los veteranos de guerra abrieron el desfile. En el marco de los 40 años de la gesta, nuestros veteranos uruguayenses ingresaron al desfile  con sus manos elevadas saludando al público y una bandera argentina con las Malvinas en el centro.

Las emociones fueron variadas.

El acto y desfile duró dos horas. El palco oficial fue montado sobre la explanada del Centro Cívico. Se dispuso de 4 puestos sanitarios, tres ambulancias y 18 enfermeros. A las 10.30, las cocinas del Ejército se ubicaron una en España y 9 de Julio y la otra en Alem y 9 de Julio. Allí se sirvió un rico y caliente chocolate producido con la leche de la lechería municipal para los estudiantes que aguardaban sobre la principal calle de la ciudad para iniciar su desfile.

Las palabras alusivas estuvieron a cargo de la secretaria de Desarrollo Social y Educación de la municipalidad y la jornada culminó a las 17, cuando 18 parejas de baile de distintas escuelas de danzas de la ciudad, bailaron el Pericón Nacional cerrando la tarde con el tradicional arrío del Pabellón Nacional en el mástil de Plaza Ramírez. Sin ningún lugar a dudas que se trató de un momento especial.

 El discurso

“Hace poco más de dos siglos, Argentina comenzaba su historia como nación independiente y soberana. Memoramos el 9 de julio de 1816, cuando el Congreso Constituyente reunido en San Miguel de Tucumán declaro la independencia de las Provincias Unidas de Sudamérica de su dominación española.

El Acta de Emancipación expresaba que es voluntad unánime de estas provincias, romper con los vínculos violentos que los ligaban a los reyes de España, recuperar los derechos de los cuales les fueron despojados e invertirse en el alto carácter de una nación libre e independiente del Rey Fernando VII, sucesores y metrópolis.

Los 29 diputados concluían el proceso emancipador comenzado en mayo de 1810. Fue una de las sesiones más importantes que tomaron los habitantes de las Provincias de Sudamérica; aunque no sucedió de un día para el otro, hubo muchas batallas. San Martín, Manuel Belgrano, Martín Miguel de Güemes y tantos más, tuvieron que superar los miedos y dificultades para darle seguridad a los congresales y declarar la independencia.

Con este hecho se concretó la organización final del plan de guerra de José de San Martín, que garantizaría la autonomía y llevaría el triunfo de los revolucionarios más allá de las Provincias Unidas.

Sin embargo, Entre Ríos, Santa Fe, Corrientes y la Banda Oriental, no tuvieron representantes debido a las profundas discrepancias con el gobierno centralista de Buenos Aires. Durante décadas se criticó esta ausencia; pero no obstante, se revindica la participación de esas provincias ausentes y la importancia en la emancipación de los pueblos.

Sus representantes reunidos integraron la Liga de los Pueblos Libres, con el liderazgo de José Gervasio de Artigas. Y el 29 de junio de 1815, en el seno del Congreso de Oriente, realizado en nuestra ciudad, se expresó su vocación emancipadora, bandera que inspiraría a los caudillos para la lucha del federalismo y la organización definitiva de la nación.

Hay que remarcar que las villas fundadas por don Tomás de Rocamora, Concepción del Uruguay, Gualeguaychú y Gualeguay, adhirieron en 1811 a la causa revolucionaria de Mayo a través de sus respectivos cabildos.

Ante esta decisión y la no aceptación por parte de Buenos Aires, reintegró los territorios a la jurisdicción del Virrey Francisco de Elío, que se encontraba en Montevideo.

Tanto la revolución como la independencia de 1816, son reconocidas como hechos fundamentales para la historia nacional, y nuestra ciudad y habitantes tuvieron un rol protagónico. Con el convencimiento que solo con armonía, equilibrio, derechos individuales y sociales, surgirán las bases de una tarea desarrollada para el otro y con el otro.

Estamos a tiempo de revisar las actitudes cotidianas y ser verdaderamente libres. Es necesario emular la valentía de aquellos que decidieron cortar con los lazos de España, para ser responsables de una historia independiente, asumir nuestro destino y construir un país solidario y justo. La Patria es algo más que un concepto abstracto, es la creación del día a día entre todos.

Este sueño libertario iniciado en mayo de 1810 debía continuarse hasta lograr que la República y la nación se construyeran definitivamente, lo que demandó arduas disputas y enfrentamientos militares.

Recién en 1853 se sancionó la primera Constitución Nacional, aprobada por 13 de las 14 provincias del territorio, consagrando a Justo José de Urquiza como el primer Presidente constitucional. Por esto y otros hitos, es que Concepción del Uruguay fue declarada Cuna de la Organización Nacional.

Vecinos, hoy estamos a 206 años de la declaración de la Independencia, en un marco donde los desafíos actuales no distan mucho de aquellos que fueron necesarios para lograr la ansiada independencia de la dominación extranjera.

Con el esfuerzo diario y mancomunado de la sociedad, se lleva a cabo la tan difícil tarea de construir un país justo libre soberano e inclusivo.

Los invito a cada uno de ustedes a repensar cuatro conceptos claves y su devenir actual:

La emancipación: objetivo fundamental de todo proceso educativo, con la transmisión de saberes y valores que tienden a la construcción de una ciudadanía responsable, dando lugar a la educación popular y la Educación Sexual Integral como herramientas transformadoras de una sociedad libre.

La igualdad: un curso de acción colectiva que generar nuevos puentes y posibilitar plantear las demandas de una sociedad actual, pudiendo pensar en las desigualdades por género, identidad, orientación sexual, status social, diferencias socioeconómicas como barreras que imposibiliten que cada uno de nosotros sean incluido bajo el común denominador que nos clasifica como iguales.

Lo común: formar parte de una comunidad con un horizonte compartido, de coincidencias y discusiones, poniendo de manifiesto las preocupaciones públicas de la ciudadanía, trabajando conjuntamente en la construcción de una sociedad con un acceso garantizado a la comida, vivienda digna, salud, trabajo y educación.

Interculturalidad: reconociendo a las múltiples culturas que constituyen a nuestra comunidad, rompiendo las brechas étnicas y raciales, a través del trabajo colectivo que enriquece el presente y suma voces para sostener el camino construido. Tenemos que entender que ninguna sociedad de bien se construye en solitario.

He querido reflejar en pocas palabras un intenso periodo de la historia argentina, en el que se cristalizó la situación institucional iniciada en mayo de 1810, que hoy fue llevada a cabo con convicción, patriotismo y sin angustia por los hombres nacidos en esta tierra, sin otra ambición que de ver libre a esta patria que ellos convirtieron en nación.

Quisiera proponer una reflexión, para trabajar en un mejor 9 de Julio, impulsando la unión de todos los argentinos para que esta Patria sea un mejor lugar para vivir.

¡Viva la Patria, viva la independencia, viva Concepción del Uruguay, Cuna de la Organización Nacional!” Expresó Marianela Marclay.

COMPARTI ESTA NOTA
Facebook
Twitter
WhatsApp
Frigerio - orrico 2023